Proyecto para niños

En marzo de 2001, Monique Peainchau, en aquel entonces profesora de francés de la Alianza Francesa, tuvo la idea crear "Cantemos y juguemos en francés"; en dicho proyecto, el juego y el canto se convirtieron en recursos pedagógicos e hicieron del apredizaje del francés un espacio lúdico para los niños. En el año 2012, la labor de Monique fue reconocida por partida doble: el gobierno francés le otorgó la medalla al mérito, y recibió el premio "Femme 3000", por parte del Senado francés.

El proyecto comenzó con tres adultos y unos treinta niños, y desde entonces, no ha cesado de crecer año tras año.

Español